• Av. Luis Felipe de Las Casas S/N Km. 21 - Cieneguilla - Lima 40
  • 0051 995 669 578

INFOCIMA Nº 18 – JUNIO 2022

La Sonrisa del Mes

Hola, mi nombre es Manuel y tengo 16 años. Llevo en CIMA cerca de 3 años y me siento feliz, porque recibo la atención que me hacía falta. En CIMA, tenemos diversos talleres en los que me puedo desenvolver y aprender un oficio. Además, estoy estudiando el 3er año de secundaria y aprendo cada día más. Recibo el apoyo y el acompañamiento de mis profesores y de mis tutores en todo lo que necesito. Estoy agradecido con todas las personas que apoyan a nuestro hogar. Gracias.


Talleres y Actividades Diversas

Curso de piano.

¨Sin música todo sería nada¨.

Esta cita es de uno de los compositores más importantes de la historia de la música clásica, Wolfang Amadeus Mozart. Él tiene razón; la música nos permite expresar lo que no se puede expresar con palabras o gestos. Esa es la posibilidad que tienen los chicos en CIMA y lo que yo intento enseñarles.

Me llamo Hannah, tengo 19 años y soy de Alemania. Desde febrero del 2022 soy voluntaria en el hogar CIMA. Enseño a tocar piano en el taller de música. Según la edad y el interés de los chicos, les enseño diferentes piezas musicales desde el nivel inicial. Al inicio, algunos de los chicos no tienen muchas ganas de aprender un instrumento porque no tienen confianza en sí mismos. Cuando logran tocar una primera melodía, ven que sí tienen talento. Me alegra ver a muchos que ganan confianza y que su interés va creciendo. Todos aprenden con mucha motivación y su técnica mejora poco a poco. Además, ganan confianza, motivación y aprenden a concentrarse. También deben seguir practicando para acercarse a la meta cada día un poco más. Yo tampoco soy pianista, pero con lo poco que sé, ayudo a los chicos a descubrir sus intereses y el talento que tienen.


Testimonio de Gonzalo Ancalle

ExCIMA

Todo comenzó cuando mi madre me abandonó y murió mi padre. Entonces, me puse rebelde. Buscando ayuda, mi tía encontró el hogar CIMA en Cieneguilla. Llegamos a CIMA y nos acogieron. Luego vinieron los niños con un tutor y me comentaron cómo era la vida en el hogar, lo que se realizaba en los diferentes talleres y sobre los paseos. Decidí quedarme. En el transcurso del tiempo, me di cuenta de que CIMA era como una familia y del amor que nos tenían a cada uno de nosotros. Nos enseñaban a amar a Dios y a ser agradecidos por todo lo que teníamos en casa. CIMA es un verdadero hogar donde uno puede cambiar su vida y alcanzar las metas que se propone. En CIMA aprendí mucho y valoro los juegos en casa con el padre, los paseos a Chontay, las películas que nos divertían y los campeonatos que organizaban. Los diferentes talleres que había en CIMA, me quedaron sorprendentes porque nunca tuve algo así en mi vida. Empecé a superar todo lo que me había pasado. Me retiré de CIMA pensando que ya estaba listo, pero tuve una recaída y decidí regresar a CIMA. Luego pasé a la casa EstudiArt dirigida por René Ducharme y pude seguir estudiando. Terminé la carrera de auxiliar de enfermería. Actualmente soy personal de salud en un hospital, dedicándome a ayudar a los enfermos.

Gracias a CIMA y a EstudiArt por darme esa ayuda que nunca olvidaré.


Testimonio de Joanna Santacreu

Voluntaria – Francia

Llevo años soñando con descubrir América Latina… y este año tuve la oportunidad de vivir una experiencia en Perú que superó mis expectativas. Efectivamente, pasé un mes en CIMA y descubrí cosas fabulosas. CIMA es un lugar de esperanza, valores y encuentros.

Llegué en un grupo de 9 personas, todas de mi asociación y mi escuela, y me voy con unas 50 personas nuevas en mi cabeza y en mi corazón. Cada día en CIMA fue una oportunidad para aprender cosas que no había podido descubrir hasta el momento: tocar ciertos instrumentos musicales del Perú, trabajar de cerca con los animales en la granja, pintar sobre telas, vivir el compartir y la amabilidad cada día. Cada joven aquí es único, con su propia historia, sus sueños y sus ambiciones. Cuando dejamos CIMA, no sentimos que nos vamos para siempre. Tenemos la sensación de que aquí nos hemos unido a una nueva familia, y esperamos que no nos olviden.

Me voy con la cabeza llena de recuerdos y cambiada por esta experiencia que marcará mi vida para siempre. A todos los niños de CIMA, pensé que les traería una pequeña alegría desde Francia, pero son ellos los que más me han enseñado por su determinación y su conducta ejemplar. A todas las personas del hogar, les agradezco por haberme permitido vivir un mes fantástico y también por su amabilidad. Espero que esto no sea una despedida sino sólo un hasta luego.

CIMA es definitivamente un lugar de esperanza.


Cumpleaños del Mes:

Menores:

  • Pedro Rea
  • Jeremy Condori

Colaboradores:

  • Ann Crabbe De Lozano
  • Mario López (Ex director)

Noticias:

El 15 de junio celebramos internamente nuestro 32 aniversario. Ese día tuvimos un almuerzo de camaradería junto a los niños, adolescentes, colaboradores y voluntarios. El 3 de julio tendremos la celebración con participación de numerosos invitados.

Celebramos el día del padre de manera adelantada teniendo un almuerzo con el personal el viernes 17.

El grupo de la escuela de comercio NEOMA de Francia, se despidió después de compartir un mes con nosotros. Gracias por su entrega y su aporte.

Agradecemos también a Marie-Jeanne, una voluntaria de Canadá que estuvo con nosotros durante 3 semanas, compartiendo los quehaceres de la casa.

Sebastián voluntario de Ecuador, estuvo una semana en CIMA. Sebastián trabajó duro con los chicos en la obra de pavimentación de la entrada de CIMA. Gracias Sebastián por tu aporte.

Eva Möller voluntaria de Alemania, estuvo con nosotros durante 7 meses. Durante su estadía, Eva ha demostrado mucha entrega en las tareas y actividades encomendadas. Gracias Eva, valoramos mucho tu aporte.

Leave A Comment