cima dulce hogar

INFOCIMA Nº 38 – Febrero 2024

Pedimos disculpas por la demora en presentar el boletín de febrero. Lo que ha pasado, es que el 10 de febrero han pirateado las cuentas de acceso a nuestros servidores en la nube, dejando nuestro sitio web inhabilitado. Desde el 11 estamos trabajando con un hosting de respaldo, hasta que se pueda solucionar.


La sonrisa del mes

Jairo Venturi

Saludos, mi nombre es Jairo Venturi y quiero compartir mi testimonio de vida en el Hogar CIMA. Había estado en el hogar por poco tiempo hace dos años. He regresado hace un año, por los mismos motivos que me habían llevado a ingresar la primera vez. Al principio, adaptarme fue complicado, pero gracias a las conversaciones con mis compañeros, comencé a ver todo de manera positiva.
Hay momentos en los que me da tristeza no haber tomado las decisiones correctas en el pasado; entiendo que debo aceptar mis errores. En CIMA he aprendido muchas cosas valiosas: soldar en el taller de iniciación técnica y cultivar en el taller de granja. También he participado en los talleres computación y artesanía ayacuchana.
Desde siempre, la música ha sido mi pasión, la llevo en las venas. Amo componer, y cada vez que voy al taller de computación, inicio un nuevo proyecto musical. Mi gran sueño es ser reconocido a nivel mundial en el género hip hop.
También he adquirido conocimientos sobre mis derechos, mis deberes y modales, aprendiendo a ser respetuoso y a mantener un vocabulario moderado.
Estoy formándome como una persona fuerte, dispuesta a enfrentar y superar mis problemas. Agradezco al Padre Jean-Louis y al hogar CIMA por brindarme este espacio, donde me estoy superando y buscando salir adelante.


Testimonio de Gabriel Lino.

Hermano de José – ExCIMA.

Una mañana, me levante temprano para ir a visitar a mi hermano José. Él se encontraba en un hogar ubicado en Cieneguilla. Mi mamá y yo tomamos un bus hasta la avenida Javier Prado. Aquí esperamos un carro que nos llevaría hasta Cieneguilla.
El viaje fue muy largo; al fin llegamos y bajamos en un paradero llamado Algodonal. Empezamos a caminar, y yo miraba a todos lados. Luego al llegar a un puente tuve miedo de cruzar, porque no me inspiraba mucha confianza. Entonces mi mamá me dijo que no tuviera miedo. Abajo del puente había un rio grande. Cruzamos y caminamos por cinco minutos más. Llegamos al lugar y en la entrada había un letrero que decía “BIENVENIDOS A CIMA” Al entrar, me sorprendí de ver a niños de todas las edades. Se les veía alegres, ellos jugaban y correteaban y todo era felicidad.
Luego, vi a mi hermano José jugando partido con sus amigos. Uno de ellos le dijo: ¡José tu mamá y tu hermano han venido a visitarte! Mi hermano se puso feliz al vernos y vino hacia nosotros y nos abrazó muy fuerte. Él, ya no era el chico de antes, ahora había cambiado en muchos aspectos. Hablamos de muchas cosas sobre la familia a quienes él extrañaba mucho. En un momento tocó una extraña campana y mi hermano dijo ¡mamá espérame un rato! Luego, él trajo tres platos de comida muy deliciosa. Después de almorzar, vi a muchos niños que limpiaban, eran los niños más hacendosos que había visto en toda mi vida. Unos niños que eran de mi edad me invitaron a jugar con ellos. Me dio un poco de vergüenza, pero mi hermano me motivo y me fui a jugar futbol con ellos. Jugábamos muy felices, y me sentí como si estuviera en familia; ellos eran buenos. Luego de media hora, estábamos agotados y entonces empezamos a conversar. Me contaron sus vivencias de cuando estaban en las calles y eso me puso triste. Uno de los niños, dijo que CIMA era el mejor hogar del Perú. Me despedí de ellos y me fui a donde estaba mi mamá. Le conté a José la conversación con sus amigos y él me escuchó atentamente.
Pasadas las cinco de la tarde, mi mamá y mi hermano se despidieron. Mi hermano con lágrimas en los ojos le decía cuanto la quería. Me llené de melancolía cuando mi hermano y yo nos despedimos, me dijo ¡cuida a mamá!
Durante el viaje de regreso, recordé todas las vivencias lindas en el hogar CIMA ¡fue y será la mejor experiencia que haya vivido en toda mi vida!
Gabriel Lino.


Testimonio de Rosa, colaboradora:

Mi nombre es Rosa Isabel Bravo, y mi experiencia en el Hogar CIMA es motivo de profundo agradecimiento al padre Jean-Louis por abrirme las puertas de su hogar. Al ingresar, carecía de experiencia en el trabajo con niños y adolescentes que enfrentaban problemas familiares, adicciones, entre ellas a videojuegos.
Aquí, como tutora, proporcionamos un afecto maternal fundamental para que los niños se sientan en casa. Observamos cómo se desenvuelven, cumplen con sus responsabilidades diarias y reciben la alimentación adecuada. Además, participan en diversos talleres, como granja, carpintería, iniciación técnica, pintura en tela, música, computación, entre otros. Estos talleres permiten a los niños expresarse y desarrollar todas sus habilidades.
Cuando llegué, enfrenté inicialmente cierto rechazo por parte de los niños. No me obedecían, y en un momento llegué a dudar de mi capacidad para cumplir con esta función. Sin embargo, hoy los niños me obedecen y me brindan cariño. Mantenemos conversaciones sobre valores fundamentales como la honestidad, la prudencia y el respeto hacia los demás.
En este hogar, los niños muestran un profundo respeto y afecto hacia el padre Jean-Louis. Estoy agradecida por formar parte de un lugar que se preocupa genuinamente por el bienestar de los niños. Los ayudamos a desarrollarse como individuos éticos y contribuir positivamente a la sociedad. CIMA busca ayudar a los niños a superar sus problemas. Este hogar es un lugar dedicado al desarrollo integral de niños y adolescentes.


Talleres y actividades diversas:

Taller de Computación

En este taller, proporcionamos conocimientos fundamentales de informática y fomentamos el desarrollo de habilidades digitales esenciales. Los niños aprenden a utilizar programas básicos, a navegar en el internet de manera segura y educativa. Nuestro objetivo es equipar a los jóvenes con las habilidades necesarias para prosperar en la era digital.
Los niños aprenden a navegar por software de productividad. Mejoran sus habilidades de escritura y utilizan herramientas en línea para la investigación y el aprendizaje.
El taller también se enfoca en el desarrollo de habilidades blandas como la resolución de problemas, el trabajo en equipo y la creatividad.
Cada clic y cada línea de código son pasos hacia un futuro más brillante y lleno de oportunidades.


Cumpleaños del mes:

Aquí tenemos la lista de las personas que cumplieron años en este mes:

Menores:
Naen Misiyauri
Miyashiro Santiago
Moisés Gómez
Eduarjean Aquino
Mark Ramirez

Colaboradores:
Eva Paita

¡Feliz cumpleaños!


Bienvenidos a la Familia CIMA:

Presentamos a los niños que han llegado a CIMA en el transcurso de este mes.

Rodrigo Ybarguen
Jonathan Borda
Diego Santos


Noticias:

Recibimos la visita de un grupo de 13 personas del colegio Rice Memorial High School de Vermont, Estados Unidos. Ellos compartieron con nosotros un fin de semana.

Hemos participado en la reunión anual de la fundación alemana Oberle.

Recibimos la visita de Arnulfo Huamán, un amigo peruano que reside en España.

Continúan los trabajos de construcción de nuestro futuro taller de acuaponía, con los alumnos voluntarios de la UNALM.


Leave A Comment